Close

+34 658 034 000 memguimelmelilla@gmail.com

Toda la información escrita puede copiarse haciendo referencia al autor y enlazando la web

Entrevista a Ricardo Ruiz de la Serna

 Por Mem Guímel 19 Enero 2011

Ricardo Ruiz de la Serna es profesor de la Universidad CEU San Pablo (Madrid) y se ha formado en el Derek Bok Center for Teaching and Learning (Harvard College). Ha sido profesor del Instituto de Empresa (Madrid) y actualmente imparte docencia en diversos programas de formación en el sector empresarial y asegurador.

También es abogado del Ilustre Colegio de Madrid y miembro asociado de la American Bar Association y la International Bar Association. Está especializado en Derecho internacional y es Secretario General del Consejo Empresarial Iberoamericano para la Cooperación Económica.

SAM_3168

Interviene como analista en Intereconomía Televisión y Radio Intereconomía.

Participa con la Comunidad Judía de Madrid en el Programa Embajadores como conferenciante y es coordinador del área jurídica de la Red Cívica contra el Antisemitismo.

 Sus idiomas de trabajo son: inglés, francés, alemán, italiano y portugués.

El pasado 19 de enero estuvo en Melilla donde ofreció la conferencia que tenía pendiente,  por no ser posible en anterior ocasión, esta vez de mano de la FEDESME. Un interesante punto de vista  sobre las relaciones comerciales y económicas entre España e Israel y magníficas oportunidades que brinda para Melilla.

MG Esta es la segunda vez que visita la ciudad de Melilla, nos gustaría que nos diera su impresión

Estoy encantado de volver a Melilla, una ciudad que he descubierto de la mano de Mem Guímel.

Es una ciudad donde la Comunidad Judía ha tenido un papel histórico central y que hoy en día tiene en la propia vida de la sociedad.

Creo que estamos en un momento cultural, no solo en España, sino en todo el mundo, donde el interés del día a día se tiene que recuperar. El interés por el comercio, por la sociedad civil, por la coexistencia, por la convivencia. La importancia a la vez por la memoria y proyección hacia el futuro.

En este sentido la Comunidad Israelita de Melilla ha tenido un papel crucial, no solo con la presencia en la historia con los judíos de Marruecos, sino con sus vínculos con Israel e Hispanoamérica. Esta Comunidad ha dado grandes estudios y judíos de gran renombre para las comunidades que los han acogido

MG Cree que los Judíos de Melilla y esta Comunidad como ente, es una proyección cultural e intelectual a nivel nacional e incluso internacional

Si, la Comunidad ha dado este aporte tan importante. Incluso en el viaje anterior hablábamos que probablemente  Melilla sea una de las Comunidades de más solera. Si uno toma la historia de las Comunidades Judías de España a lo largo del Siglo XX, los Judíos melillenses ocupan una posición de liderazgo. Por ejemplo en estudio de Torá, relaciones con países Hispanoamericano, con las que se mantienen vínculos personales e institucionales.

MG: Nuestra Comunidad es actualmente pequeña en forma cuantitativa, a pesar de ello ¿la ve usted en una situación predominante con respeto a las demás comunidades judías españolas?

Es difícil comparar, Las circunstancias que se dan  en la Comunidad  de Melilla. Es unas circunstancias históricas y religiosas muy peculiares, incluso la propia configuración de la ciudad que condiciona la vida de la Comunidad

Sin ninguna duda es una Comunidad muy viva, en las últimas décadas del  siglo XX ha tenido una importancia especial. Precisamente por lo que  decía antes de los vínculos con otros países. Por las relaciones que se han producido con las otras Comunidades  judías de España y de otros países.

Creo que ha habido un fenómeno interesante, es el de los jóvenes judíos melillenses, que han ido a estudiar fuera de la ciudad, y se han reencontrado con otros jóvenes judíos melillenses, que se han asentados en esta ciudades. Aquellos jóvenes que se han marchado a Israel y han mantenido el vínculo con Melilla. Buenos jóvenes, y no tan jóvenes, hay el caso de algunos que siguen llamándose jóvenes, que han mantenido estos vínculos de forma muy estrecha con España y en particular con Melilla.

Creo que ha habido otra dimensión en el interés entre los Judíos de Melilla, no solamente en la Comunidad, sino entre las asociaciones como puede ser el caso de Mem Guímel, por elevar el nivel cultural, estudio de la Torá, cursar invitaciones a personas que son fuera de la ciudad. Un interés por dinamizar dentro de las propias organizaciones judías de Melilla el estudio de la Torá y el interés por la Religión y la Cultura religiosa, que no es exactamente lo mismo que la religión. Por toda la cultura que hay en torno a la religión, y por toda en torno al judaísmo.  Hasta el punto que ha servido de lazo con gentiles que han terminado teniendo un mayor conocimiento del judaísmo, que el que se puede dar en otras ciudades, hay una convivencia en ese sentido.

MG: Ha mencionado una cultura Religiosa y otra cultura  Judía. ¿Se entrelazan o se diferencian las dos?

Hay dos cosas diferentes pero indisolublemente unidas, incluso aquel judío, que no se considera así mismo religioso, forma parte de una cultura que porta un mensaje religioso. Al margen que cada judío pueda considerarse o no religioso, hay un fondo cultural que tiene un mensaje religioso.

Es verdad que es un mensaje que se ha universalizado, si hablamos de valores, de los diez mandamientos, de la ética. Incluso de la vida cotidiana desde el matrimonio monógamo, pasando por las relaciones que se consideran dignas de respeto para con los padres, la preocupación por la familia. Si hablamos de la preocupación de la justicia y la vinculación de lo que se da por llamar caridad y la filantropía. Recordemos que en el judaísmo caridad es de Tsedaká, que es realidad justicia porque se considera que es algo justo ayudar a la persona que esta desfavorecida.

Si tomamos esta herencia, tiene un mensaje o contenido religiosos, asumido por todos, incluso por personas que en su vida personal no son tan religiosos o no lo son en absoluto.

Además de eso creo que existe un pozo judío en lo que se da por llamar occidente y las raíces están precisamente en la civilización judeo y cristiana. Una civilización que cree que existe una intervención de lo divino en la historia, que cree que es posible que el ser humano cambie la historia. No siendo un sujeto esclavo de la historia sino que interviene en ella. Que cree en valores como la libertad, la justicia en los derechos humanos, como la razón en el sentido occidental. Todo esto pertenece a esta herencia, que tiene claramente sus raíces en la cultura judía.

Esto es más amplio que en el mero hecho religioso, si en el aspecto cuantitativo, en cuanto al número de personas. Pero el sentido religioso esta tan profundamente  enraizados en estos valores, que tiene finalmente un sentido transcendente. Es el pacto de la alianza, que es difícil separar estos valores cultura y religión.

MG: En los últimos años, se puede vislumbrar un florecimiento  en las  diferentes disciplinas y formas de la  cultura hebrea, en contraposición de lo que ocurría en décadas atrás ¿A que es debido este fenómeno cultural?

Hay varios elementos, es un  fenómeno muy complejo. Creo que ha habido por una parte una llegada a España de Judíos que proviene  de otros países. Portando con ellos  un activismo comunitario judío en sus países de origen, como es el caso de Argentina, Venezuela, Judíos Americanos. Incluso sin venir a España, han entablado relación con organizaciones judías española y han contribuido a la formación de líderes.  Ceo que ha un elemento determinante y este es la creación del estado de Israel. Israel en este sentido si ha sido un referente para todos los judíos del mundo sean o no israelíes. Los judíos españoles han encontrado en Israel un centro de estudio judío, universidades de primer nivel, institutos tecnológicos.  Israel es un estado de promociona y contribuye al mantenimiento de la cultura judía. No solamente desde una política de estado, sino con una presencia real de museos, de lugares de oración, etc. En este aspecto entre Israel y la diáspora, se mantiene una vinculación cultural, afectiva e incluso comercial. Todo ello  ha contribuido a dinamizar  esa vitalidad de las  comunidades judías. Hay otro elemento que es la globalización, que  ha ayudado también a un rescate de muchos modos de vida, que habían ido cayendo en el olvido. La globalización tiene cierto aire de uniformidad, parece que viaje donde viajes vas a tener la misma cadena de hamburguesería, de ropa. Por ello ha habido un interés por rescatar aquello que es característico de una forma de vida, del modo de estar. Como dirían los profesores alemanes, lo que se da por llamar la cosmovisión. Eso es lo que el judaísmo brinda, una forma de ver el mundo, de estar en el mundo y de estar en la historia, una forma de vivir. Este fenómeno de la globalización ha contribuido a ello

MG: Para finalizar quisiera que nos diera su consejo que podemos aportar Mem Guímel al judaísmo en general y de una forma más específica a Melilla y su diversidad cultural.

Más que un consejo, que tiene siempre cierto aire de uno más que el otro, si os daría dos observaciones. La primera de ella, es fundamental que en la sociedad civil tengan presencia  asociaciones  judías. Porque también hay una voz judía sobre  las cuestiones, no solamente sobre cuestiones judías sino en general. Existe una opinión y visión judía sobre asuntos de profunda actualidad y profundo interés para nuestra sociedad. Sobre el medio ambiente, movimiento migratorios, justicia. Sobre aquellos valores que están en cuestión y deben ser reforzados,  que estamos viviendo en todo el mundo, no solamente en España. Hay una ofensiva creciente contra valores como la libertad, la democracia, la razón, etc.  Sobre esto una mirada judía desde el ámbito civil y cultural es esencial.

El segundo elemento es que gran parte de las injusticias vividas por el pueblo judío, es por la ignorancia, porque la gente no sabe. Estamos en un momento donde la tecnología brinda una forma de aproximarse al conocimiento, una forma de aprender. No es la única, porque nada sustituye al contacto directo. Una presencia judía en la vida de cualquier sociedad, es un valor añadido. La diversidad es buena, igual que existen diversas instituciones, es bueno que existan instituciones judías. Es bueno que estas sean activas y contribuyan a los problemas y cuestiones que no son estrictamente judías, sino en el conjunto de las cuestiones de la sociedad, porque también hay  una mirada judía sobre ellas

Volver arriba

0 Comentarios

Los comentarios están cerrados

MEM GUÍMEL

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies