Close

+34 658 034 000 memguimelmelilla@gmail.com

Toda la información escrita puede copiarse haciendo referencia al autor y enlazando la web

La Haketía

La aketía

Por Alicia Sisso Raz     www.vocesdehaketía.com

(Glosario y reglas de grafía y de pronunciación están en la fondina del artículo. Muestra de la pronunciación: http://www.youtube.com/watch?v=i0fe8-mCt78 )

Ḥaketía, (Ḥakitía, Ḥaquetía au Jaquetía) es el vernáculo judeoespañol de los sefardíes, principalmente del norte de Marruecos. Más, en tiempos pasados el judeoespañol se hablaba también en otros lugares en Marruecos, Argelia y Gibraltar.

Como se sabe, la fondina de la ḥaketía, igual como del judeoespañol del oriente, es por su mayor parte castellano medieval jalteado con palabras de otros manaderos lingüísticos. La ḥaketía se formó en Marruecos de ese núcleo ibérico original. Ma daca que (exp.) este vernáculo ḥaketiesco endiamantado se fe evolucionando durante los siglos y fue trocandose con más rapidez desde los años últimos del siglo XIX. Este trocamiento resultó en lo que se llama “la rehispanización del vernáculo”. Nonbalde que la ḥaketía españolisada de los años ultimós mos parecía a munchos de nosotros nada más que castellano espeĵeado. Es muestra uzansa de reemplasar palabras entre el castellano y la ḥaketía, sin consintir y sin fetnear cual son cual. El ladino, la lengua calco del hebreo, ha sido la lengua liturĝicá de todos los sefardíes de toda la diasporá sefardí durante generaciones.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

El filólogo José Benoliel indica que los ĵudiós en España hablaban el dialecto ibericó de su lugar, y hablaban luzzidamente tamién el dialecto oficial, el castellano, dezde que se ‘adleó en el siglo XI. Ma, cada vez que se discutían vaidabberes reliĝiozzos entre ellos, los sefardíes lo salpicaban con vierbos rabinicós hebreos y arameos, y daca que los españoles eran fetneados de eso. José Benoliel, que su obra Dialecto Ĵudeo-Hispano-Marroquí o Hakitía, fe la primera investigación sobre la ḥaketía, y Isaac Benharroch, autor del Diccionario de Haquetía, mos mostran que se topan espresiones y frazes ĵudías tipicás en versos y escritos por autores españoles.Miguel de Cervantes, por eshemplo, implementó la espresión caracteristicá, sherkeada por todos los dialectos ĵudeoespañoles –«dezmazalado». Y aun se topa un paragrafó, muy ḥaketiesco en estilo, en su obra El Casamiento Engañoso, con el ĵuramento tipicó “Por el Dio” (y no «Dios» como es el nombre en español). Y daca que en el poema Trovas de Louis Anrriques, por el poeta portugués del siglo XVI, están metidas munchas palabras muestras; halaquí unitas de ellas: “ssaba”, “beraha”, “minha”, “kadoz”, “guay”, y ni más ni menos, “defina”. Wa levantaivós fetneaivós del  ‘olam (exp.), y mirái que ya en España los ĵudiós comían esta comida sabrozza en el día de Shabbát. Mozotos, los ĵudiós marroquíes siguemos comiendo este guizzado, ma lo llamamos adafina, y en ĵudeomarroquí se llama sjiná.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

La mayoría de los ĵudiós espulsados de España se afincaron alderredor del Mediterráneo y en los Balcanes, levando con ellos nada más que el idioma y sus membranzas. Y ese idioma fe el castellano medieval jalteado con otros dialectos ibericós regionales –español por simplificación–, ĵunto con vierbos del hebreo y arameo y unas pocas palabras del árabe ibericó. Este fe el nucleó linguisticó que se evolucionó con tiempo al vernaculó ḥaketiesco y a los vernaculós ĵudeoespañoles del oriente. Los que se fuyeron al norte de Africá, se pozzaron, una vez más que otra (exp.), en Marruecos y en el oeste de Argelia (mizmo antes de la espulsión de 1492). Los sefardíes que afincaron sus moradas en el norte de Marruecos, en Turquía,Grecia, y en los Balcanes, waqfearon con cariño el español arcaicó, anque añidiéndo dabagar palabras emprestadas de las culturas del alderredor. El jalteo era asegún el lugar de la vivienda. Mozotros añidimos palabras hebreas y arameas, palabras del dialecto ĵudeo-árabe marroquí, del portugués, y tamién un puño mesjeado del inglés y francés. Los sefardíes del oriente añidieron prencipalmente palabras turcas, gregas, eslavas, hebreas, árabes y francezzas. Alḥád por eshemplo, el vierbo que todos los sefardíes uzzan por no dezir domingo, pamorde la referencia que se haze a Jesus cristo, viene del árabe ibericó.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Escuentra del ĵudeoespañol que se quedó waqfeado y ḥaireado en el norte de Marruecos, el ĵudeoespañol de los espulsados que se fuyeron al sur de Marruecos, fe reemplasándose dabagar por el vocabulario ĵudeomarroquí, ḥatta que cuazi todo el se rezbaló al olvido. Ansina que no todos los descendientes de los espulsados sefardíes que legaron a Marruecos siguen hablando ĵudeoespañol ḥatta hoy en día. En Debdú, Fez, Mequínez, Mogador y Uezzán por eshemplo, las cibdades que no son parte del ‘norte’ de Marruecos, el ĵudeoespañol se hablaba durante años y aniles discués de la espulsión de 1492. Y mirailo bien mirado que los sefardíes de Debdú siguen llamando a su kehil.la “La santa kehil.la de los Sevillanos”. Y daca que (exp.) tamién Las Takkanot de Castilla (ordenanzas) por los rebbisím de Fez pa la kehil.la de los espulsados en Marruecos, feron escritas emprimero en español. Ma como se ve, en el fin del siglo XVIII las Takkanot por los rebbisím de Fez ya se escribieron en el dialecto ĵudemarroquí local, teniendo en ellas unas palabras españolas namás. Sin embargo, los sefardíes de Fez siguieron hablando español por muncho más años discués. Edmundo De Amicis, un autor italiano, vizitó Fez en los ultimós años del siglo XIX. Ahí se topó con muĵeres ĵudías en cazza del embashador italiano, y escribió en su libro: «… eran muĵeres ĵudías hermozzas, con oĵos negros endiamantados, piel blanca, labios colorados… y todas hablaban español…”

Anque los ĵudiós sefardíes de Fez, Debdú, Uezzán, Sefrú, Marrakesh, etc. ya no hablan ĵudeoespañol hoy en día, aun todavía se topan ḥatta agüera en el vernaculó ĵudeomarroquí vierbos españoles y portuguzzes sin que los hablantes estén fetneados del raíz ibericó de estas palabras.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

La gramaticá ḥaketiesca sigue las reglas gramaticales del castellano, ma la pronunciación de munchas palabras españolas arcaicás es más aparecida a la pronunciación portuguezza, pamorde la prezervación de los sonidos antiguos. Los modelos arcaicós son especialmente notables en la conĵugación y en la sintaxis de las espresiones, los refranes y las frazes. La conĵugación de las palabras estranĵeras sigue tamién estas leyes gramaticales. Pamorde las aumentaciones españolas que se las añidieron, estas palabras estranĵeras, sea su shoresh lo que sea, suenan españolas. Por eshemplo, “muddá” significa “el sueño” en ĵudeomarroquí “roffé” es médico en hebreo; “attorney” es abogado en inglés. Ma eso que ”muddear”, “roffear y “atornar” son vierbos ḥaketiescos que significan: dormir, curar, y tapar por alguien  (proteger, dar respaldo, igual lo que haze el abogado…).

El vocabulario español arcaicó que es la base de la ḥaketía se quedó en su forma denantes, como en las palabras siguientes: cuarterón, forno, shabón, demientras, fuir (cuarto, horno, jabón, mientras, huir), au con unos camios: nublina, escuraña, faldiquera, de vez de su forma arcaicá: neblina, oscuridad, faltriquera. Aún hay palabras con prefijos caracteristicós, por eshemplo: agustar, goler, asentar,adonde, de vez de: gustar, oler, sentar, donde. Y daca que hay tamién un puño grande de palabras con significación diferente del castellano contemporáneo, por eshemplo los vierbos: faltar, quitar, echar significan en ḥaketía: morir, divorciar, acostar.

Y eso que se waqfearon en ḥaketía sonidos arcaicós que ya no se hayan en el castellano contemporáneo. Se dize en ḥaketia shabón y no jabón, roza y no rosa, ĵunto y ĝente de vez de junto y gente (esplicación de los sonidos ”sh”, “z”,”j” y “g” está abasho). La [f ] arcaicá al empesiĵo de la palabra se prezervó también a dos vezes por tres, y se dize: forno, fuir, ferrero, de vez de: horno, huir, herrero. Otra uzansa caracteristicá es el reemplasamiento del sonido “v” por “b”. Por eso las palabras: ciudad, ven, vergel, verdugo, se pronuncian: cibdad, ben, berĝel, berdugo.

Daca que se nota una diferencia mesjeada entre la ḥaketía de una cibdad a otra en el norte de Marruecos: en la ḥaketía de Tetuán se topan más palabras del español antiguo, las consonantes finales de las palabras no se pronuncian una vez más que otra, y se hazen munchas eliziones, por eshemplo: “los días” se pronunciaran: “lo_día”; como en el andaluz! En las cibdades costeras se oyen también vierbos inglezzes y portuguezzes, y entre estas y estas los tangerinos salpican su ḥaketía con muncho más de palabras francézzas y del dialecto ĵudeomarroquí.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Demientras que la ḥaketía es el vernaculó, la lengua liturgicá literaria, igual como de todos los sefardíes del ‘olam, quedó el ladino, con su vocabulario español arcaicó que se prezervó cuazi enterito todo el. ¿De adonde viene el nombre ‘ladino’? Wa esto es que la lengua hablada en España antes de su formación al castellano durante el siglo XI, se llamaba latino au ladino, siendo nonbalde, una lengua sacada del latín. Durante la edad media, los rebbisím en España fraguaron un sistema creativo pa traduzer los textos liturĝicós y biblicós del hebreo al español. Los rebbisím tradusheron los textos sagrados palabra por palabra al español, ma ellos siguieron en sus traducciones la sintaxis hebrea. Como que la sintaxis hebrea es diferente de la sintaxis española, el resultado es una escritura muy rara. Por eshemplo, la fraze hebrea con la significación de “En estos días”, que aparece en La Meguilá de Esther, fe tradushida al ladino ansina: “En los días los estos”. Wa men’odrú que el paragrafó en ladino no tiene dengun sentido logicó, pamorde que la traducción del hebreo se hizo palabra por palabra. Cuando los rebbisím se asentaban a traduzer los textos, ellos dezían: «a fazerlo en ladino», y tamién «a ladinar». Pamorde esto, la fuzión lingüisticá que hazian los rebissím se llamaba ‘ladino’, por ser compuesta del vocabulario español arcaicó que se hablaba en ese tiempo. Los vierbos reliĝiozzos de estos textos se quedaron en su forma original, za’ama en hebreo y arameo. Este metodó de traducción se mantuvó durante los siglos en toda la diasporá sefardí. El ladino se escribía denantes en Solitreo (escritura cursiva sefardí), ma agüera se escribe tamién en letras latinas.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Y eso que el erudito mentado del ĵudeoespañol, el profesor Ḥaïm-Vidal Sephiḥa, la historiadora Paloma Díaz-Mas y tamién otros filologós leídos y escribidos, confirman que el ladino nuncua fe uzzado pa comunicación diaria; ladino no era una lengua hablada y ni es posible comunicar lógicamente en ladino. Los eruditos dizen que hoy en día ni una almaviva habla el puro ladino. Y Mirailo bien mirado que el ladino se topa namás en los escritos sagrados que se tradusheron denantes, como la Hagadá de Pesa. A escuentra del ladino, todos los lenguajes ĵudeoespañoles adoptaron palabras estranĵeras de los vezindarios de su alderredor. Ladino, es la lengua liturĝicá con ella se melda namás, ma no se habla, y es común a todos los sefardíes del ‘olam. El profesor Sephiḥa lo dize, que la fondina de la ḥaketía – el ĵudeoespañol de Marruecos, y la fondina de los lenguajes vernáculós ĵudeoespañoles de los Balcanes, Grecia y Turquía — es la mizma. Por mal que hubo en Siyyón, los grandes de ma’ala de los sefardíes del oriente se alevantaron antes de unos trenta años, y trocaron el nombre de los vernaculós suyos, los que se llamaban ḥatta 1980

dĵidio, dĵudezmo, dĵidyospañol, spanyolit, etc., y lo llaman agüera ladino. Y eso que los hay entre los sefardíes del oriente muncha ĝente que niegan este trocamiento, y alevantan la voz protestando. Por dezgracia, todo el ‘olam está relacionando agüera el ladino namás con los sefardíes del oriente. Mozotros, los ḥakitos de Marruecos, estuvimos en una wuena durmidera, y no consintimos que se mos está rezbalando el nombre ‘ladino’ de muestra herencia…

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Daca agüera que (exp.) las palabritas de los romances antiguos que los ĵudiós se levaron con ellos de España son del ladino; cuazi sin palabras emprestadas de las lenguas locales. Y eso que el ‛olam entero está enfechizzado con los romances sefardíes! El descansado de Don Larrea Palacín escribió en su libro monumental Romances de Tetuán, que los romances españoles del siglo XV se ḥadearon namás encade los sefardíes, pamorde que los españoles los perdieron. ¿Ay no se ḥadearan bien ḥadeado encade mozotros? El día entero y (exp.) mozotros cantándolos. Los etnomusicologós dizen que anque los sefardíes del oriente y los sefardíes de Marruecos ḥadearon munchos romances con temas iguales, las melodiás son diferentes. Estos eruditos dizen que la verzión muzical de Marruecos es más autenticá, y la de los sefardíes del oriente ya está con elementos Balcanes.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Se topan unos penserios sobre el origen de la palabra ḥaketía. José Benoliel especialmente, ḥammea que «ḥaketía» salió de la palabra árabe “ḥakká” que significa «charla” o “hablar”. Ma, tamién hay otro penserio. Isaac B. Benharroch y Joseph Toledano, por eshemplo, dizen que la palabra “ḥaketía” es una sacada del nombre hebreo Is.haq (Isaac). Is.ḥaquito, el diminutivo de Is.haq, se evolucionó a ḥaquito y por estensión a ‘ḥaquetía” / “ḥaketía”, za’ama la lengua de los ḥaquitos / ḥakitos. Anque me parece una ‘aĵuba que la kehil.la de norte de Marruecos, tan efechizzada con su herencia y su lenguaje ĵudeoespañol, escoĝerá un nombre árabe pa su vernaculó, los eruditos están encorvados por la teoría de Benoliel, y eso es.

De todas maneras, la primera vez que se enmentó la palabra «ḥaketía» fe en el año 1919 en el libro Los hebreos de Marruecos por Manuel Ortega. En este libro se indica que los soldados españoles durante su quedada en Tetuán, detrás de la guerra de Africá en 1860, se referían a la lengua de los ĵudiós en Marruecos ansina: «…castellano…con un acento particular”. Wa eso del acento “raro”, ya lo sabemos bien sabido, pamorde que mozotros trocamos el lugar del acento de las palabras esdrujulás y las hazemos palabras agudas…Ma, ansina pasaron las cozzas, que el nombre «ḥaketía» se afincó con la pluma y la obra de José Benoliel Dialecto Ĵudeo-Hispano-Marroquí o Hakitía, lo que fe la primera investigación y compilación de palabras en ḥaketía. Y daca agüera que (exp.) en mi cazza ni nuncua oí la palabra ḥaketía, ni eramós auzados a dezir «ḥaketía», y mizmo mi abuela la descansada no sabía que estamos hablando algo otro que el español; mozotros llamimos a muestra lengua español ucán.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Sea cual sea la raíz del nombre, la ḥaketía arrecoĝó y apañó la chispa, la riza, la gracia, y el espíritu dadivozzo de la kehil.lá sefardí de Marruecos en ese zeman de bereshit. La ḥaketía tiene un mizan melodiozzo tipicó, con una entonación que sube y abasha. La pregunta retoricá es una uzansa ḥaketiesca, y se haze pa intensificar lo que se dize. La ḥaketía es un vernaculó rico y florido que fe irrigándose por munchos manaderos culturales y lingüisticós a lo largo de los años. Esta lengua hablada fe evolucionando y camiando sin parar ni abaragar (exp.), lo que arrisultó en un wuenque pintoresco de espresiones, refranes sinonimós, que luzzen cada hadrá.

Los refranes y espresiones son de talles y maneras. De ellos pa la burla y el sarcazmo; de ellos espresan penserios sobre la vida, cariño, bendiciones, y aun baldiciones sabrozzas: La muerte te olvide, Durse lo vivas, Florido lo vivas—son unas bendiciones. Se mataron vivos- es una espresión que me haze muncha gracia; la espresión viene pa describir una shamata ferte, y nada tiene que ver con matar a ninguna alma viva. El wuenque de espresiones de cariño parece sin fin, halaquí unitas namás: Mi wueno, mi rey/reina, luz de mi oĵos, ferazmal.

Ferazmal, el vocablo que se dize muncho, es espresión de cariño y de protección. Es una síntezis de las palabras: f[u]eras-[de]-mal, lo que significa protegido/a de todos los males. En el pasado, miembros de la famía llamaban y se referían uno a otro, con la espresión “ferazmal”, como si za’ama es un amuleto verbal. El vocablo ‘ferazmal’ volvió a ser un apodo pa cada persona querida, ma asigún el dizer y el tono de la voz, “ferazmal” tendrá un sentido ironicó y humoristicó.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

La libertad lingüísticá ĵuguetona de la ḥaketía es caracteristicá de los vernaculós, y Solly Levy lo escribió que este espíritu se topa tamién en el ĵoual de Quebec y el lunfardo porteño de Buenos Aires. Anque los ḥakitos ya hazen años que  hablan tamién el castellano moderno luzzidamente como el Dio manda (exp.), es una uzansa de los ḥakétía hablantes de sacar sacadas (exp.) ĵuguetonas y comicás: camiar el orden de las palabras, machocarlas un poco y jarbear palabras y silabás con gusto. Estas criaciones lingüísticás resultan en pareĵas de palabras, frazes yespresiones hilarantes y ḥaireadas del ‛adau, lo que luzze la hadrá con ironía y picardía graciozzas que enĵubilan el alma, la imaĝinación, y los oídos.

Cazzapreto, por eshmplo es un vocablo ḥakétiesco comicó que describe un matrimonio kefseado. Cazzapreto es el resultado de un ĵuego de las palabras  cazzamiento y preto. Cazza- es casa, y preto es negro en portugués, ma en ḥaketía la palabra significa algo negativo, horrible, y malo. Cuscusero y tibio son las formas burlonas de las palabras sombrero y tío.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Ĵunto al vernaculó florido, había otra verzión ḥaketiesca más formal, en la que se fetneaba muncho del vocabulario y de las normas de la gramaticá castellana. Cuando se hablaba con estranĵeros, se hazían esfuerzos de hablar derecho, como el Dio manda. El vocabulario de esta verzión era una vez más que otra, del español arcaicó, za’ama, el vocabulario ladino, sin palabras estranĵeras, especialmente sin las aquellas del árabe. En esta ḥaketía formal se escribían los escritos importantes, los darushes de los rebbisím en las eznogas, los padrones de la kehil.la, los piyyutím, etc. Wa claro que en los escritos y en los darushes de los rebbisím la terminología reliĝiozza se quedó en hebreo y arameo, lo que es evidente tamién a lo largo de las actas de la comunidad de Tánger. Las actas están escritas en español normal como que el Dio manda, anque con palabras arcaicás y palabras hebreas, cuando se trata de vaydabberes reliĝiozzos.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Ende mal y ende negro (exp.) la ḥaketía es un vernaculó. Ḥatta más o menos el fin del siglo XIX, lo poco que se escribía en ḥaketía, se hazía en ḥasí-kolmós anque agüera ya la escribimos en letras latinas. Tamién, entre estas y estas la gente educada de ma‛ala, colocó la ḥaketía en la escuraña, ĵunto con las meḥermás y el traje hermozzo de berberisca, leshos de los oĵos y de los oídos (en el dialecto ĵudeomarroquí se llama ‘keswa kbira’, lo que significa ‘el gran vestido’). Todos estimaron el castellano contemporáneo au el francés, y feron sha‛ateando pa las flamanĵuerías. ¿Wa, de que la valió y de que la aprestó (exp.) su gracia y su dursor, si la ḥaketía se deshó en el rincón de las siete semanas (exp.)? La ḥaketía se dezvalidó más y más, ḥatta que parecía como si fera un «pariente ilegal y mesquin» del español, y las palabras ḥakéticas graciozzas como no más, parecieron ‘andraĵos.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

La pozzada cabe España fe un factor grande por el caimento de la ḥaketía, ma hubieron más de una mano (exp.) de razones pa este rebashamento, que los eruditos lo llaman “la rehispanización de la ḥaketía”. La situación kefseada y la ‘aniyyút bacarrat de los judíos en Marruecos, empushó munchos mancebos a bushcar por su cabesas (exp.) feras de Marruecos. Munchos se rajlearon a otras partes del ‘olam, y afincaron comunidades nuevas en Gibraltar y en América Latina. Wa men’odrú que por modos de comunicación y los vaivenes a Marruecos, se empesaron aparecer en la ḥaketía palabras del vocabulario castellano moderno. Y mirailo bien mirado, que la quedada de los españoles en Tetuán detrás de la toma de la cibdad en 1860, abrió las puertas al ‘olam moderno por la primera vez. Ma muncho pezzo tuvo la creación de las escuelas de la ‘Alianza Israelita Universal’. La primera escuela se afincó en Tetuán en 1862, y ahí se ambezabban el francés y el español. Otro factor en este proceso era la prezencia europea sin parar ni abaragar en Marruecos—de los españoles, portuguezzes y inglezzes en particular. Ceuta y Melilla son enclaves

españoles ḥatta hoy en día. Cibdades costeras como Mogador, Safi, Larache, Arzila y Tánger, feron camiando de manos entre españoles y portuguezzes. Y daca y no mos olvidemos de la influenza inglezza en Mogador, y de los sefardíes marroquíes que reprezentaron gobiernos europeos en Marruecos.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Ma la ultimá shenshlá en esta cadena de camios fe el protectorado español y francés dezde 1912. Los españoles moraban ba’ada cabe la kehil.la ĵudía, lo que resultó en un descubrimiento enterito de la lengua y cultura ibérica contemporánea ĵunto a la europea. En el sur de Marruecos, las escuelas de la Alianza ĵunto con el protectorado Francés tuvieron otros rezultados. El vocabulario judeoespañol mesjeado que aún persistía en la hadrá de los sefardíes del sur, se reemplazó con el francés, menos una poca cantidad de palabritas españolas que todavía quedaron, las que Benharroch estima por unos dos mil biervos españoles. Ma daca que con los protectorados y sus leyes wuenezitos, los hombres ĵudiós en todo Marruecos tuvieron la licencia de vestirse de flamengo, y se cudían parar de vestirsen con esa ĵoja preta

al salir a las caleĵas. Este proceso de la “rehispanización de la ḥaketía”, resultó en el trocamiento de munchas palabras endiamantadas de mizman bereshit con palabras castellanas de hoy en día.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

La kehil.la marroquí está agüera despartida en todo el ‛olam. La criación de Israel, las guerras árabe-israelí y la independencia de Marruecos, empusharon cuazi a toda la kehil.la feras de Marruecos: de ellos se feron a Israel, de ellos a Europa y de ellos a las Américas. En Marruecos quedó una kehil.lá mesjeada. Ansina que la mayoría de la kehil.lá marroquí vive leshos de su manadero espiritual, emocional y cultural; leshos del pozzo ĝeograficó onde se sostenían las raíces.

Ma, ansí se haga el mazzal (exp.) por el interés y por la actividad ḥaketiesca que se está alevantando en los ultimós años. Se cuede dezir que la dirección del reemplazo de los vierbos es agüera arrevés. Emprimero, y lo mas emportante, es un sistema de grafía de ḥaketía que se ‘adleó por un grupo de amantes de ḥaketía, encabesado por el profesor Ya’akob Bentolila. El sistema va a sahlear la escritura en este vernaculó. Y mirailo bien mirado que el sistema está aplicado ya en unos libros, en este articuló y en todos mis articulós que se topan en el portal www.vocesdehaketia.com. Dabagar se están resucitando palabras olvidadas y sonidos perdidos de la pronunciación ḥaketiesca denantes Más y más se está hablando, escribiendo, y como no—arriendo en ḥaketía!

La ḥaketía es la lengua que arrecoĝó membranzas luzzidas de tiempos endiamantados y perdidos que alumbran muestro ser. Anque estas membranzas feron transmitidas de boca a oído y no por esperiencia de primera mano, ellas están afincadas en muestra mente, alma y corazón. La ḥaketía sigue siendo la lengua que toca muestra alma con ternura; es muestra lengua de cariño.

© 2010, 2015, Alicia Sisso Raz

www.vocesdehaketia.com

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Abreviaciones

exp. – expresiones

s.e.c. – según el contexto

a- intensificadora de lo que sigue, iniciativa para mover el discurso o la acción;

a immá – exclamación: madre mía

‘awdear – repetir

Adonay – Dios

afincadas – enclavadas

‛aĵbearse – expresión de asombro y/o admiración, se ‛aĵbeó – se asombró

amarga – pobrecita

ambezzar- aprender

‘andraĵos – harapos

añidieron – añadieron

aniles – tiempo pasado; tiempo remoto; Dezde aniles – antes de muchos años

Ansí se haga el mazzal – Exp. Se dice cuando se menciona algo muy bueno y

dichoso. Es tan bueno, que se desea igual.

apañó – s.e.c.: ahorró, guardó

arreventa – reventa

arrevés – al revés

arrevolven – revuelven

asegún – según

auzados – acostumbrados

berajá – bendición

bushcar –buscar

Buscar por su cabesa – (exp.) mirar que hacer para sostenerse.

cabe – cerca de…

cade – casa de; en cade –en casa de…

caimento – de caer = negligencia

camios – cambios, modificaciones

Cazzamiento – casamiento

Como que el Dió mandó – como debe de ser

consintir – dar cuenta, prestar atención

contodo – a pesar de

cuazi – casi

‛olam – mundo

Dabagar dabagar – poco a poco; con tiempo; despacio

Daca agüera que; Daca que – s.e.c.–figurad; escuchad, se dice para hiperbolizar y

llamar la atención. daca= dame

dadivozzo – generoso

defina / adafina – el plato tradicional del almuerzo del Sábado de los judíos

marroquíes, cocinado lentamente desde el viernes por la tarde

darushes – sermones religiosos

De que la valió y de que la aprestó – nada sirvió; nada fue útil

De talles y maneras – variedad

del ‘adau – estupendo

denantes – antes, el pasado

denguno – ninguno

derecho – correcto, justo

desparpaĵada – dispersa

De vez – en vez

dezir (o dizir) – decir

dezmazzalado – alguien sin buena suerte. Mazzal – suerte

dezvalido – menospreciado

dursor – dulzor

El rincón de las siete semanas – un lugar triste y lúgubre

empesiĵo – inicio

encade – de: en casa de

encorcovados – inclinados a aceptar algo

Ende mal y ende negro – exp. por desgracia

Endiamantada / o – maravillosa /o

enĵubilar – alegrar

enmentar – mencionar

entre estas y estas – mientras

escuentra – al contrario

escuraña – oscuridad

espeĵaeado – brillante

estranĵeras – extranjeras

eznogas – sinagogas

farĵear – animar, alegrar

fetnear – dar cuenta; fetneaivós del olam – dar cuenta a lo que pasa.

fimos – fuimos; fuir – huir

flamanĵuerías – alardes de educación europea

fondina – base

ĝente de ma’ala – élite, alto nivel social

guay – ¡ay – exclamación de dolor o malestar

ḥadearon – cuidaron

hadrá – conversación, charla

hadrear – hablar; hadreado- hablado

Hagadá de Pesaḥ- relato de la salida de la esclavitud en Egipto.

ḥaireados – espabilados

hazer (fazer) – hacer

jalteado – mezclado

jammea – piensa

jarabuĵina – mezcla

jarbean – desordenan

kadosh- santo

kehil.la – comunidad judía; kehil.lot – comunidades

leshumbres – lugares lejanos

licencia – permiso

llamimos – llamamos

luzzen – s.e.c.: decoran

luzzimiento – esplendor

ma – pero

machucamos – machacamos

manaderos – fuentes

mazzal – suerte

meḥermás – pañuelos coloridos con flequillos con que las muheres casadas se

cubrían la cabeza

meldar – rezar

Meguilá de Esther – La historia de Esther que se lee en la fiesta de Purím

membranzas – recuerdos

mentado – famoso

mesjeado- poca cantidad, chico

minḥá – oración de la tarde

mairái mirarís – mirad, hay que ver que…

mirailo bien mirado – (exp.) expresión para intensificar lo que se dice

mizman bereshit – tiempo antiguo

mizan – ritmo

nonbalde – con razón

nuncua – nunca

‘olam – mundo

pa – para

padrones – listas, documentos

pamorde que- – por causa de que; por razón de, por respeto a

penserio – pensamiento

preto – malo, horrible; negro, oscuro

puño – puñado

rebeliador – rebelde

sacada – , invención

Sacar sacadas – inventar, derivar

sha‛ateando – corriendo

shabbat – sábado

shamata- pelea

shoresh – origen, raíz

Sin parar ni abaragar – sin parar

tamién – también

tapar por … – proteger a…

traduzer – traducir

trocar – cambiar; trocando – cambiando

ucán – nada más

Una mano – cinco. Por superstición el «cinco» se reemplaza con » una mano»

una vez más que otra – por general

vezindarios – vecindarios

vaivén ir y venir; ida y vuelta

vierbo – vocablo, palabra, verbo

wa- pues, iniciadora de conversación

waqfearon – mantuvieron

Za‛ama – como sí, es decir

 

La pronunciación de la aketía:

  • El ceceo no existe en la ḥaketía
  • La pronunciación de las consonantes en palabras derivadas del hebreo y

del árabe siguen la pronunciación de estas lenguas.

  • En ḥaketía, la «s» al final de la palabra seguida con un vocal, una ‘’h’’

española, o una consonante sonora: «b»; «d»; ‘g’; «l»; «m»; «n»; ‘r’;»v»,

se pronuncia como «z» francesa (zéro)

Los sonidos específicos de la aketía, diferente del castellano son:

Ĝĝ Antes de «i» o «e» se pronuncia como «j» francesa (jour).

gh – Se pronuncia como una «r» gutural francesa (rue), o una » غ» árabe.

Ḥḥ Se pronuncia como una » ח» hebrea o “ ح” árabe ( חכם ). El sonido es

parecido a la «jota» castellana, pero el aire pasa a través de la parte

profunda de la laringe.

Ĵĵ Se pronuncia como «j» francesa (jour)

k – Se pronuncia como en «karate». Se utiliza únicamente en palabras de

origen hebreo o árabe.

l.l o ŀl – «l» geminada, acentuada, como en Español «al lado».

Qq Palabras de origen árabe (menos en hebreo) se distinguen por la

ausencia de la «u» después del «q» para señalar el sonido gutural

(uvular, » ق» árabe), como en las palabras «qailear, qadear»

Sh/sh – Se pronuncia como la “ch” francesa y la «x» arcaica española.

(chemise). Para la geminada utilizaremos «ssh»

γ O Como » ע» hebrea o » ع» árabe ( עולם — ‛olam; za‛ama). Un sonido

laríngeo

Zz – Se pronuncia como la «z» francesa (zéro). En palabras de origen árabe

o hebreo que se escriben con «zayin» y también en palabras

asimiladas en ḥaketía: «caza, meza, camiza».

zz, ss, dd, etc. Letras dobles indican una pronunciación acentuada.

 

Bibliografía

Alarcón, Pedro Antonio de. Diario de un Testigo de la Guerra de África. Madrid: Ediciones

del Centro, 1859.

Alexander-Frizer, Tamar, y Bentolila Yaakov. La palabra en su hora es oro: El refrán

judeo-español del Norte de Marruecos. Jerusalén: Instituto Ben-Zvi. 2008.

Amicis, Edmondo de. Morocco its People and Places. Translated by C. Rollin-Tilton. London,

Paris & NewYork: Cassell, Peller, Galpin & Co, 1882.

http://archive.org/stream/moroccoitspeople1882deam#page/260/mode/2up.

Armistead, Samuel. “Una nueva cosecha de romances de Alcazarquivir: caracteristicas e

interés de la colección.” En Romances de Alcácer Quibir, editado por Kelly

Benoudis Basilio, 77-88. Lisboa: Edições Colibri, 2007.

Bar-Asher, Shalom. , יהודי ספרד ופורטוגל במרוקו ) 1492-1753 (, ספר התקנות: סדרי החברה היהודית בפאס

משפחה, הנהגה וכלכלה Jerusalem: Nakdimon, 1990.

Bendahan de Bendelac, Alegría. Diccionario del Judeoespañol de los Sefardíes del Norte

Marruecos. Caracas: Centro de estudios Sefardíes. 1995.

Bendahan de Bendelac, Alegría. Los Nuestros, Sejina, Letuarios, Jaquetía y Fraĵa (New

York: Peter Lang, 1987),

Bendahan de Bendelac, Alegría. Voces Jaquetiescas. Caracas: Asociación Israelita de

Venezuela. 1990.

Benharroch B., Isaac. Diccionario de Haquetía. Caracas: Centro de Estudios Sefardíes de

Caracas, 2004.

Benoliel, José. Dialecto Judeo-Hispano – Marroquí o Hakitía. Madrid: Copisteria Varona,

1977.

Bentolila, Yaakov. “La lengua común (coiné) judeo-española entre el Este y el Oeste.” En

El Presente, Estudios sobre la cultura Judeo-Española del Norte de Marruecos. Vol. II.

Editado por Tamar Alexander- Frizer y Yaakov Bentolila, 159-176. Beer Sheva: Centro

Gaon, Universidad Ben Gurion del Negev, 2008.

Chetrit, Joseph. «Judeo-Arabic and Judeo-Spanish in Morocco and their Sociolinguistic

Interaction.» En Readings in the Sociology of Jewish Languages. Edited, Joshua

  1. Fishman, 261-79. Leiden: E. J. Brill, 1985.

Chouraqui, André N. Between East and West: A history of the Jews in North Africa.

Translated by Michael M. Bernet. New York: Atheneum, 1973.

Díaz-Mas, Paloma. Sephardim, the Jews from Spain. Edited and translated by George K.

Zucker. Chicago: The University of Chicago Press, 1992.

Laredo, Abraham. Los orígenes de los judios de Marruecos. Madrid: Hebraica Ediciones,

2007.

Larrea Palacín, Arcadio de. Romances de Tetuán. Recogidos y transcritos. Vol. I. Madrid:

I.D.E.A. 1952.

Levy, Solly. El libro de Selomó. Madrid: Hebraica Ediciones, 2008.

Ortega, Manuel L. Los hebreos en Marruecos. Madrid: Editorial hispano africana. 1919.

Pimienta, Gladys and Sidney Pimienta. 1860-1883 Libro de actas de la junta selecta de la

comunidad hebrea de Tánger. Paris-Jerusalem: Jem Y Erez, 2010.

Pinto-Abecasis, Nina. הטווס, המגוהץ וחצי האישה: כינויים, הומור ופולקלור בשיח היוםיום של יהודי טיטואן

דוברי החכתייה . Jerusalem: Ben-Zvi institute, 2014.

Séphiha, Haïm Vidal. “Judeo-Spanish, Birth, Death and Re-birth.” En Yiddish and Judeo-

Spanish, A European Heritage, ed. Nathan Weinstock, Haїm Vidal Séphiha and Anita

Barrera –Schoonheere, 23-41. Brussels: European Bureau for Lesser Used Languages,

1997.

Séphiha, Haïm Vidal. “Hablas ibéricas de los sefardíes tras de la expulsión (1942)

(hispanohablantes, judeo- hispanohablantes y lusohablantes).” En Los sefardíes de ayer

y de hoy. Edited by Richard Ayoun and Haїm Vidal Séphiha. Translated by Tomás

Onaindía, 328-338. Edaf : Madrid, 2002.

Vilar, Juan BTA. Tetuán en el resurgimiento judío contemporáneo (1850-1870). Caracas:

Biblioteca Popular Sefardi, 1985.

Weich-Shahak, Susana. Moroccan Sephardic Romancero: Anthology of an Oral

Tradition. Translated by Vanessa Paloma Elbaz. Santa Fe: Gaon books, 2013.

Zafrani, Haim. Two Thousand Years of Jewish Life in Morocco. Jersey City: KTAV

Publishing House, 2005.

≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈≈

Volver arriba

0 Comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MEM GUÍMEL

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies